Como sembrar jengibre en casa

Imagen de Yamilet Navarro

Publicado por:
Yamilet Navarro

Publicado el 07 de diciembre de 2020

El jengibre es una de esas raíces con un sabor fuerte, aromático y picante.

Es la raíz de la planta de jengibre y tiene una textura estriada y firme. Es muy utilizado en la cocina asiática y en la preparacion de remedios herbales caseros.

El jengibre es muy efectivo para aliviar síntomas como vómitos y náuseas.

El jengibre fresco posee un componente activo conocido como gingerol el cual aporta beneficios antiinflamatorios muy efectivos tanto para aliviar dolores gastrointestinales, como para dolores musculares y articulares.

Es considerado un remedio herbal que promueve la eliminación de gases en el sistema digestivo, los cuales pueden causar distensión abdominal y cólicos digestivos.

Si eres de las personas que disfruta utilizar jengibre frecuentemente, puede ser una buena idea sembrar tu propia planta en casa, de esta manera podrás tener jengibre fresco disponible, ahorrar dinero y de paso evitar componentes químicos no deseados.

 

¿Cómo hacerlo?

Para empezar debes comprar un jengibre que se vea fresco y  mejor si es de un productor local y orgánico. Evita aquellos que se vean muy delgados y marchitos.

Déja la raíz por una semana en un lugar con algo de humedad (cerca de un fregador por ejemplo) para que le salgan los primeros brotes.

Luego ya puedes proceder a plantar. Para esto vas a necesitar: un pote de por lo menos 16 pulgadas de profundidad, tierra orgánica, abono orgánico (puedes usar humus de lombriz) y por supuesto la raíz de jengibre con el brote.

Ahora deberás considerar los siguientes pasos:

  1. Preparar el pote con 3 partes de tierra y 1 parte de abono. Revisa que el pote tenga huecos en la base para un buen drenaje.
  2. En lugar de colocar la raíz de jengibre y luego poner tierra por encima, es mejor tener toda la tierra preparada y luego hundir la raíz dejando los brotes fuera.
  3. Ahora ya puedes regar un poco la tierra y colocar la maceta en un lugar que tenga acceso a un par de horas de sol al día o semisombra. Evita el sol directo por muchas horas.

 

             

 

A esta planta le gusta que la reguemos frecuentemente pero con poca agua.

Después de unos 4 meses podrás cosechar tus primeras raíces de jengibre. Para esto solo debes remover la tierra alrededor hasta llegar a una raíz, cortas el pedazo que necesites y vuelves a colocar tierra encima.

 

Esto mismo puedes hacerlo con la raíz de cúrcuma y así tendrás tus propios remedios herbales en tu jardín o balcón.