Los 4 venenos blancos que debes evitar

Imagen de Orgánica Store

Publicado por:
Orgánica Store

Publicado el 18 de enero de 2021

En nuestra alimentación diaria consumimos alimentos con poco valor nutricional, bajos en nutrientes y que, aún sin saberlo, pueden ser dañinos para nuestra salud.

Estos alimentos son denominados como “venenos” por expertos de la salud, porque si los consumimos en exceso aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades graves como inflamación sistémica, hipertensión, diabetes y hasta el cáncer.

Te contamos cuáles son los 4 venenos blancos que debes eliminar de tus comidas:

Veneno #1: Azúcar refinada

Está presente en casi todos los productos procesados que podamos imaginar. El azúcar contiene muchas calorías vacías, que no aportan nutrientes esenciales, y se transforma en insulina en la sangre, esta es la hormona anabólica y causa en el cuerpo un aumento en el peso por la cantidad que secretamos de la misma. Puede tener efectos nocivos sobre el metabolismo y contribuir a todo tipo de enfermedades como el cáncer, diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y enfermedades hepáticas.

Otra característica que hace que el azúcar esté entre la lista de venenos blancos es que provoca que el páncreas secrete insulina al imaginarla. No controlar su exceso puede desencadenar varios problemas de salud como la diabetes, aumento de colesterol y un sistema inmunológico bajo.

Se recomienda no ir más allá de 5 cucharaditas de azúcar agregada por día, lo que incluye el azúcar disponible en galletas, jugos de frutas, aderezos y más. Puedes sustituirla por stevia natural, erythitol, monkfruit y azúcares no refinadas.

Veneno #2: Harina refinada 

Está presente en muchos de los alimentos que consumimos en el día a día y actúa más o menos como azúcar en el cuerpo. Es un producto muy calórico, que se digiere casi de inmediato y contribuye a los picos de azúcar en nuestro cuerpo. Las enfermedades a las que nos predispone son sobrepeso, obesidad, inflamación intestinal, estreñimiento, diabetes.

El proceso de refinado de la harina blanca elimina todos sus nutrientes, por lo que no nos ofrece ningún beneficio nutricional. Además, la harina blanca también se blanquea con un blanqueador de cloro altamente tóxico que crea sustancias químicas tóxicas que destruyen las células productoras de insulina del páncreas.

Las harinas con gluten son consideradas veneno porque el cuerpo no puede digerirlo y lo interpreta como una bacteria, en donde el cuerpo pelea con ella de manera generalizada provocando inflamación en el mismo.

Se recomienda el sustituirla por harina de coco, harina de almendra, harina de arroz o harinas integrales. Los panes más recomendables son el pan de centeno y el pan integral.

 

Veneno #3: Lácteos

Encontramos los lácteos en gran cantidad de alimentos pero, ¿sabías que estos provocan inflamaciones en el cuerpo? Según el Dr. Alexis Lodigiani de Pro Hábito, desde los 5-7 años perdemos enzimas que nos permiten procesarla.

La ciencia ha demostrado recientemente que el 65% de las personas en realidad tienen dificultades para procesar la lactosa, y su consumo habitual es una de las mayores causas de alergias e intolerancias. Contiene elevados niveles de grasas saturadas y aumenta el colesterol. Conocer tu cuerpo es la clave más importante para identificar si puedes o procesar la lactosa sin problemas. 

Existe un gran número de alternativas: leche de almendra, de coco, de arroz, de avena, macadamia y más. Pero si a tu cuerpo le sienta bien la leche escoje leche 100% orgánica y sin pasteurizar. ¡Elija la opción que te haga sentir mejor!

 

Veneno #4: Alimentos procesados 

Son todo aquellos alimentos que son sometidos a un tratamiento que busca potencializar su sabor,  modificar su textura, agregar valor "nutricional" y aumentar su durabilidad a través de químicos y preservantes. Estos alimentos contienen altas cantidades de grasas de baja calidad, azúcares y sal agregadas, poca cantidad de fibras dietéticas y una cantidad insignificante de nutrientes que, además, son malos para nuestra salud. Este uno de los venenos más letales del cuerpo. Estos alimentos estimulan las papilas gustativas 400 veces por encima de lo regular, generando más insulina que el azúcar. 

Una manera de sustituirlos en nuestra alimentación diaria es consumir alimentos con el sello Non GMO, que significa que no han sido modificados genéticamente, incluir alimentos orgánicos, así como frutas y vegetales frescos con los que podamos crear desde cero comida real, cargada de nutritientes reales.

¡Una buena alimentación es clave para gozar de una buena salud!

Comer sano no sólo significa incluir alimentos saludables sino también eliminar los que nos hacen daño.